Aprendiendo A Quererte., Jana Westwood

9 oct. 2016

Aprendiendo a Quererte, Jana Westwood
¡Hola a todos!
Por fin Jana Westwood me ha mandado la segunda parte de su libro. Una novela donde, además de tratar los temas del amor en todas sus facetas, aborda otros como la presión de la sociedad británica decimonónica en todas las personas que la conforman, el inicio de la revolución industrial, y la búsqueda del sufragio universal.
Aquí os dejo el enlace a la primera novela:
// Enséñame a Amarte

Resumen sin muchos spoilers
A pesar de empezar como un matrimonio de conveniencia, Henrietta esta perdidamente enamorada de Robert, pero su estabilidad puede tambalearse cuando su hermana Lidia, vuelve tras la repentina muerte de su marido, para vivir en su casa.
Además, Robert vive una delicada situación, ya que en las fabricas, los obreros se están sublevando por los bajos salarios, y debe hacer frente a los otros patronos que quieren continuar con las malas condiciones laborales, mientras que él quiere progresar y buscar un futuro mejor para todos.
En esta situación surgirán las dudas: ¿Seguirá Robert teniendo interés en Lidia? ¿Comenzará la sociedad a tener una visión equivocada de Lord Worthington por los pensamientos liberales de su mujer? ¿Supondrá eso algún cambio en el amor que se profesan?

Crítica con muchos spoilers
Antes de nada tengo que decir que este libro me ha gustado más que el anterior, se profundiza más en la personalidad de los personajes y puedes entrever mejor las intenciones ocultas de cada uno; pero aún así, en la trama no pasa nada realmente importante, un acontecimiento que suponga un antes y un después en la narración.
Por eso debes enfrentar estos libros como si fueran una serie o una telenovela, con situaciones de poca tensión, pero interesantes.
Henrietta sigue con sus ideas liberales y sus intereses feministas, pero intenta que ello no perjudique de ninguna manera a su marido sin mucho éxito. A pesar de eso, Robert la apoya incondicionalmente, y eso, en la época que viven, dice mucho de su amor.
Un buen cambio en este personaje, es que, aunque al principio creas que sigue siendo la misma que se deja pisotear por los intereses de su madre y su hermana, saca un poco de carácter en una conversación con Lidia y deja a la luz que de tonta no tiene un pelo, y que si calla mucho es porque tiene cosas más importantes de las que hablar.
Robert ha sufrido también su evolución, ya no es el ser introspectivo que era en el primer libro, y además, acepta las ideas de su mujer y no quiere reprimirlas. Por otro lado, busca un cambio a mejor en la fabrica, lo que hace que se gane la enemistad de muchos compañeros y se cuestione su integridad como hombre. A pesar de eso, el demuestra que eso no es importante y seguira con sus convicciones hasta el final.
Marjorie no me interesa lo más mínimo, es como un fantasma, no aporta nada a la novela, si bien, al final parece que se rebela un poco con Lady Margaret, pero poco más.
Al personaje que más odio y asco le he cogido, pero que aún así, más me gusta leer es Lidia, es una mala bruja que solo quiere su propio beneficio, pero muestra su maldad sin censuras; y aunque a los ojos de los demás, quiera parecer una señorita de lo mas interesante y dulce, no engaña a nadie.
Como ya he dicho no pasa nada remarcable en el libro, Henrietta se queda embarazada pero es un proceso lento que supongo que seguirá en el tercer libro, y Marjorie se va con Lady Isabella a Nueva York, que es donde se desarrolla la última novela.
Lo recomiendo porque es una lectura fácil que entretiene, y las escenas de cama son tan dulces y pasionales que te encienden al leerlas.


 Valoración:       


PUEDES SEGUIRME EN:

1 comentario:

  1. Hola ^^ vengo de parte de la iniciativa seamos seguidores , me paso un poco de puntillas por tu blog pero mas adelante me pasare con mas calma . Te dejo el enlace de mi blog por si quieras pasarte : http://adictaaloslibrosjuveniles.blogspot.com.es/

    un saludo .

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar! Me encanta saber tu opinión, ya que sin ella, este Blog no sería ni la mitad de interesante.
Prometo contestar siempre.